10/1/08

Estocolmo

Muy bien! Gracias Hugo! Estamos convencidos de la infinita bondad y misericordia magnánima de las FARC. Y le estamos muy agradecidos por haber permitido que 2 (dos) secuestradas recuperen su libertad después de unos años de haber sido detenidas. Gracias.

¿Qué es lo que le tenemos que agradecer a estos delincuentes? Los únicos culpables de la tragedia de los rehenes son los criminales de las FARC, cuyo desprecio por los derechos humanos es equiparable no sólo con el de los represores más inhumanos de la Argentina, sino también con el de los nazis, soviéticos y los mas crueles regímenes comunistas asiáticos. Intentar justificar el accionar de estos facinerosos narcotraficantes con la dureza del gobierno -legítimo- de Uribe es perverso, hipócrita y falso. Estos forajidos tiene cientos (o miles) de secuestrados, siendo el secuestro extorsivo uno de sus “negocios” mas lucrativos.

Pretenden generar un Síndrome de Estocolmo colectivo y en alguna medida lo están logrando.

10 comentarios:

Nadie dijo...

¿Sabés que tuve la misma sensación que vos cuando leí esta noticia?

"Sonrientes y visiblemente emocionadas, Clara Rojas y Consuelo González se despidieron de los guerrilleros de las FARC con apretones de manos y besos."

http://www.clarin.com/diario/2008/01/10/um/m-01582314.htm

Que las secuestradas sufran el sindrome de Estocolmo, se puede llegar a entender, pero que los medios hagan hincapié en eso, es patético.
¿Pretenderán que nos olvidemos quienes son las víctimas y quienes los victimarios?

Victor dijo...

De locos, si señora. Paciencia, es lo que ahy. Saludos.

CLAUDE dijo...

Sí, la idea de una operación "humanitaria" protagonizada por Chávez y las FARC es un oxímoron.

Stella dijo...

Ayyy, es que son tan buenitos!!! Las trataron rebien y encima las dejaron libres!!
Son unos amorosos!!!

Pau dijo...

Esto e' l' colmo!

Doña dijo...

Si! No vieron en la tele como se daban la mano primero y no satisfechos con eso, se seguían saludando secuestradores y secuestrados, mientras se alejaban, dando vuelta la cabeza a cada rato y sacudiendo la manito, en un hasta pronto eterno? Gracias, gracias, gracias. Hijos de puta.

morella dijo...

Ese síndrome es real. Quizás el tratamiento de los medios sea el erróneo.

Anónimo dijo...

Hijos de puta!

La Dueña dijo...

Yo cuando veia la entrega de las rehenes, tarde un tiempo en darme cuenta que los que estaban de camuflado eran de las Farc. Se despedian y besaba que yo pense que eran del grupo de militares que las había rescatado.

que se yo, vaya uno a saber cual fue el arreglo...

no tan iguales dijo...

De acuerdo, ahora resulta que son unos beatos. Y sobre todo ahora que el Huguito llamó a no considerar terroristas a las FARC. Por favor, un poco de cordura, Hugo, que se te vuela en un segundo el éxito de tu gestión humanitaria.
Personalmente, cuando las vi tan compuestas (y teniendo en mente todo el tiempo la patética última imagen de la pobrecita Ingrid) pensé que debía hacer un mes que venían alimentándolas mejor para que no se vieran desnutridas. Consuelo hasta tenía las cejas depiladas, me llamó mucho la atención.