5/6/08

River y sus festejos

Que feo ser hincha de un club de fútbol que desde hace un buen tiempo se conforma con festejar las derrotas de su clásico rival. Es una costumbre pelotuda y decadente, realmente es una vergüenza. River es un caricatura patética de la Argentina. Algo parecido pasa en La Plata entre el de Gimnasia y Esgrima con Estudiantes. Me gusta mucho ver fútbol pero desde hace unos año dejé de seguir el torneo local, me niego a ser testigo de esta decadencia manejada por estos mafiosos mercaderes de jugadores. Hablo de su presidente Aguilar, paradigmático progre de café y frustrado precandidato K para jefe de gobierno de BA, sanatero profesional y cachero por vocación. Él y su pandilla destrozaron a uno de los clubes mas importantes del mundo convirtiéndolo en el adefesio lamentable que se puede ver hoy. Soy de River, muy de River y admiro (de mala gana…) la campaña de Boca de estos últimos años. Se convirtió en club sólido, con un proyecto a largo plazo, con inferiores inagotables y varios jugadores de selección en su plantel; con un estilo de juego definido en la cancha y las vitrinas llenas de títulos. Saludo a los bosteros (nuevamente de mala gana) pero les deseo que tengan a un Heller triunfante en las próximas elecciones.

Entrada relacionada en El Lineman

6 comentarios:

no tan iguales dijo...

"Es una costumbre pelotuda y decadente". ¡Totalmente! Al fin lo escucho de un hombre. Llevo años opinando lo mismo y como respuesta sólo he cosechado referencias a mi imposibilidad de entender la cuestión debido a mi condición femenina (un argumento de cuarta, y más si se tiene en consideración que sí me gusta el fútbol).

Riggy from the blog dijo...

No me gusta el fútbol, de hecho me aburre al punto de haberme quedado profundamente dormido en decisivos partidos de la selección en un mundial. Nunca jamás voy a entender la pasión que despierta y hasta hace no mucho me daba bronca el hincha promedio de fútbol, ahora no, pero sigo sin entender.
Coinicido mil por mil con Víctor, al tercer gol de los brasileros un hincha de River del diario se me tiró encima y los dos caimos al piso, me reí por tomar con humor la cochinada que me acaba de pasar, pero era de River, Argentina. Y festejaba un gol de un equipo brasilero.
Hoy llegué a la revista y una chica me dijo: "El campeonato para mí terminó anoche, era lo que quería, soy feliz". Era de River.
En fin...

Victor dijo...

NTI: me dejaste pensando ... no seré gay?

Riggy: eso que contas de los hinchas resume el pensamiento y la actitud ARG de los últimos años, y el resultado es el gobierno actual.

no tan iguales dijo...

Jajaja, no, al menos no por pensar así! Me parece que lo que sos es decente. Si no, yo sería lesbiana sólo porque me gusta el fútbol (y juro solemnemente que no lo soy).

pau dijo...

Pobre gente esa gente.

Soy de River y su camiseta me llena el pecho. Pero, un poco de Boca soy, porque tengo amigos, miles de amigos bosteros, y me alegro por ellos, aguante Boca, carajo, que ningún brasilero le toque el culo porque me paro y me arremango también.

Hay que ser mierda, cierto, pero el dato es que estamos rodeados.

CLAUDE dijo...

¡Ja, ja, ja, Heller no, por favor! ¿No te basta con nuestra reciente desclasificación en la Copa Libertadores?