12/2/08

La Catedral

La capacidad de asombro se va perdiendo, es cierto nomás, somos la rana del cuento del agua caliente. Ya no existe imbecilidad imaginable que haga El Régimen o sus simpatizantes que nos conmueva. Renunciamos completamente a la razón y vemos resignados como pasa lo que tenga que pasar. Así nos enteramos con desgano como los dirigentes de la oposición se convierten en sus mas obsecuentes acólitos -desde los mas importantes hasta los últimos punteros de barrio- pareciéndonos cada día mas a un régimen de partido único autócrata y menos a una democracia republicana. Miramos como una chusma de vecinos descerebrados maneja la relaciones internacionales del país. Nos enteramos como se matan miles de personas accidentes de transito, a los tiros o garrotazos a manos de delincuentes que se pasean despreocupadamente por la calle. Vemos que los ministros y secretarios de estado acarrean bolsas de plata sin mayores complicaciones mientras los chicos se siguen muriendo de hambre y de paco. Los principales medios de comunicación del país son prácticamente medios oficiales especializados en cortinas de humo. Nuestro Gobierno apoya abiertamente a una dictadura violenta como la de Chávez o la de Castro que a su vez apoya abiertamente a movimientos terroristas y amenaza permanentemente a sus vecinos. Para completar el relaje general, estos mismos personajes siniestros cada vez que viene de visita llena los estadios con simpatizantes. Todo muy alentador.

En este contexto, abrumado por el sopor de tanto cretinismo concentrado, escuché la semana pasada que Bonafini y sus secuaces habían tomado la Catedral de Buenos Aires para una extorsión política y habían usado el altar para -mear y cagar- ¿Y saben que me paso? Nada -No me sorprendió- Somos la rana y el agua ya esta muy caliente. El articulo del Rabino Sergio Bergman fue un vientito que me despabiló por rato, les recomiendo que lo lean: La Catedral y sus cómplices

11 comentarios:

Stella dijo...

Victor, excelente el artículo del rabino.
Gracias, no lo habia leído!
Personalmente me dolió mucho lo sucedido, pero mas me dolió el silencio de los que tienen acceso a los medios. El gobierno, los obispos...todos fueron llamados al silencio!

Y no puedo mas que estar de acuerdo con lo que decís.
A veces siento que los argentinos estamos sentados, mirando pasar la vida!

Besito

Daniel de Rosario dijo...

VICTOR, excelente tu escrito, describís al país, como un médico a un paciente. Coincidimos en el diagnóstico, y ahora que hacemos?…

Hasta pronto.

Sophie dijo...

Excelente tu descripción y como los que anteceden a este comentario, estoy de acuerdo con lo que decís.

Es difícil aceptarlo y ver que no estamos haciendo nada o lo que hacemos unos pocos no sirve... no sé... necesito vacaciones!!!

PD: Te invito a pasar por mi blog hoy que se cumple 1 añito de perdidos en el espacio. Besos

CLAUDE dijo...

El embotamiento cunde. A mí me indigna y me duele, sobre todo por la falta de reacción ciudadana. No pido ningún delirio caótico para terminar con estas cosas. Lo que me gustaría es algo tan simple como ir pensando en las legislativas de 2009 para empezar a desplazar a esta dirigencia degradante por lo que fomenta, lo que engendra y lo que permite. El Rabino Bergman me cae muy bien. Vive llamando a la ciudadanía a asumir un lugar público responsable en la asignación del poder y su control, aunque suene insubstancial expresarlo así.

Bugman dijo...

Yo vengo diciendo hace tiempo que el estado de las cosas es pre anárquico.
Nos vamos a despertar todos cuando nos den un sopapo de proporciones cósmicas.

susrey dijo...

Lo se que no me copias!! el tema da para que todos nos hagamos eco y sin embargo miramos para otro lado. La sociedad salta nada mas que cuando le tocan el bolsillo o no?

La Dueña dijo...

Da tristeza, no? la falta de ética total en todos los ordenes. Se que la Catedral es un lugar físico que Dios (para los Católicos) se encuetra en todos lados y no encerrado entre 4 paredes. Pero? vale de algo tanto salvajismo? A donde hemos llegado como sociedad?

Voy a reconocer que las madres para mí eran un ejemplo, pero las actitudes de Hebe cada vez me desconciertan más.
Por el honor y memoria a sus hijos tendrían que rever sus acciones.

Gracias por interesarte por mi viaje, fue tranqui y placentero, dormí casi todo el trayecto. Como ví que ya pasaste por mi blog, espero con impaciencia tus respuestas.

Cariños!

Doña dijo...

Es la banalizacion del mal, ya todo nos da lo mismo, estamos anestesiados, el preambulo del desastre... despertaremos?

Victor dijo...

Doña: Tanto tiempo.

Despertaremos cuando disminuya la actividad económica y se dispare la inflación. La gente (cada uno de nosotros) nos movemos por intereses, el resto es cuento. Es un hecho. Cuando falte la guita van a aparecer "los valores" y recién nos vamos a "dar cuenta" que son unos malditos corruptos. Saludos cordiales.

shugo dijo...

Es que de ultimas es al final todo lo mismo.

pau dijo...

Muy impactante, pero creo que va a servir de punto de inflexión para el proceso de autoinmolación pública de esta horrible mujer como ser digno de
algún respeto.

Espero que, en su inevitable caída, arrastre hasta el infierno de la pública execración a los que le dieron corte, que los cuervos les arranquen los ojos y se haga cierto el refrán.